Corsage de flores

07 de Abril 2017

Corsage de flores

La tendencia a lo natural

Por: Mitzi B. de Diaz, SOS Panamá.

 

Corsage es una palabra francesa que su utilizaba para describir el nombre de una prenda usada por las damas de la corte francesa, con el tiempo, la palabra sirvió para denominar un pequeño ramillete o bouquet de flores y plantas aromáticas que las damas solían portar en la mano para esconder los malos olores de aquella época.

La evolución del accesorio se dio incluyendo flores de diversos tipos, complementado con hojas, adornándolos con un listón y terminando en un nudo o decoración con perla o puntas elaboradas, a los corsages en algunos lugares se les llegó a conocer como “momias” por su envoltorio de listón. La tradición indicaba que este accesorio lo debían portar la madre de la novia y sus damas.

En los años 70 se inicia la costumbre de regalarle corsages a las quinceañeras y graduandas por parte de su pareja de baile como gesto de agrado y generosidad, así, se va generalizando su uso e incluso se inicia la confección de piezas más pequeñas y elaboradas para este propósito.

Actualmente se ha convertido en un accesorio de moda, buen gusto y elegancia para halagar a una dama, más práctico que un gran ramo de flores, pero siempre como un bello complemento. Existe un estilo de corsage más pequeño de una sola flor preferiblemente de color blanco como el azahar, llamado boutonniere, este es usado por el novio, su padre y caballeros de la boda. Hoy en día son confeccionados con distintos tipos de flores según el tema y color, también existen piezas metálicas, con imán, tejidas o de solapa. Hay muchos estilos de corsage, el tradicional con flores frescas del que ya hablamos, el de mano que se pone en la muñeca sujetado con una banda elástica como las que comercializa Smithers Oasis, que se pueden colocar alrededor de una botella de vino, sobre una caja de chocolates o cualquier otro regalo. En algunas ocasiones se han visto utilizados adornando zapatillas o carteras, son un producto muy práctico.

Como en el ámbito de la moda siempre nos encontramos en constante cambio, se han comenzado a utilizar corsages elaborados con flores miniatura, que gracias a los horticultores es un mercado que crece cada día, un ejemplo de ellos son las rosas pequeñas, orquídeas y claveles, usando como complemento gypsophila, mirto, ensueño o cualquier otra flor o follaje decorativo, también encontramos que el uso de perlas, brillantes, figurines y cintas van en aumento, confeccionando pequeños bouquets ya sean alargado o redondos, manteniendo el tema y color de la ocasión. El uso de flores silvestres va acompañado por una tendencia que se inclina a lo natural, lo simple y lo orgánico, un gusto que rompe los conceptos de la extravagancia e imita la sencillez de la naturaleza.

El tamaño ha resultado muy práctico, no estorba los movimientos y se pueden usar en cualquier ocasión. Se pueden utilizar productos como el Adhesivo en Frio marca OASIS® o el Adhesivo Uglu, ambos productos son de uso floral y no dañan pétalos o tallos de ninguna manera. No olvidemos rociar las flores naturales con Crownig Glory, otro producto sensacional de Floralife®, el cual reduce la pérdida del agua y las protege dándoles frescura, manteniendo su brillo, color y por supuesto dándoles mayor duración.

En conclusión, un corsage por pequeño que sea, demuestra elegancia, un factor que es relevante para los eventos en los que se utiliza. Agrega algo de naturaleza silvestre, es un buen momento para utilizarla.

Corsage

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Entérate de las novedades, eventos, lanzamientos y mucho más, antes que nadie!