La industria de la flor artificial

11 de noviembre de 2017

Flores que nunca mueren

La industria de la flor artificial.

 

La industria de la flor artificial existe formalmente desde hace más de 1500 años, e incluso, a la fecha, aún hay empresas que realizan este producto de forma manual, integrando cada detalle en materiales de origen sintético o natural.

Las primeras flores artificiales de las que se tienen registro datan del siglo XVII a.C. y se comenzaron a producir en la antigua China. Los cortes eran manuales y el teñido de cada pétalo era una obra maestra. La seda era el material elemental para su fabricación. En el antiguo Egipto también comenzaron a producir sus propias flores con papiros y colorantes naturales, eran amantes de los lirios y se utilizaban en festejos importantes o como regalos al igual que en china, donde sólo los más altos gobernantes tenían el privilegio de poseerlas.

La producción de flores se disemino por Europa en los siglos III y VI d.C. donde se producían con cera, papel y oro o plata, su fabricación alcanzo tales niveles que los romanos presumían que era muy difícil distinguir entre una flor natural y una artificial. El arte de la flor llego a Francia entre el siglo XI y XII, donde su calidad aumento de tal manera que las flores producidas en aquel país fueron reconocidas por su belleza y calidad en toda Europa. En el siglo XIV los ingleses comenzaron a ingeniar nuevas formas de imitar a la naturaleza, haciendo extravagantes replicas en materiales como jabón, cristal, cerámica, porcelana y metales preciosos.

En la actualidad, la mayoría de las flores artificiales se producen con materiales 100% de origen sintético, productos como la espuma de polietileno son los consentidos gracias a las características moldeables que poseen. Algunas telas creadas especialmente para este fin, también son convertidas en pétalos con destellos luminosos que imitan a la naturaleza en su apariencia.

La flor artificial es una industria global dominada por China, este país exporto en 2015 poco más de 2,900 millones de dólares en flor artificial alrededor del mundo (Cifras del Centro de Comercio Internacional). Sin embargo, países como Alemania, Estados unidos e Inglaterra, producen cerca de 1,200 millones de dólares anuales en flores de alta calidad, imitaciones elaboradas totalmente a mano para un mercado de elevada plusvalía en el que el lujo es básico.

Los productos artificiales comúnmente son caros, ya que en ellos interviene una cadena de producción en su mayoría formada por muchas personas que se encargan de dar los acabados, ensamblaje y control de calidad, por más mecanizada que sea la producción. Una flor artificial de calidad media, puede tardar hasta 9 horas en ser totalmente terminada.

Alrededor de las flores artificiales hay amantes y detractores, existen quienes prefieren trabajar con la naturaleza por su belleza y originalidad, su individualidad y el verdadero arte que comprende la integración de sus formas únicas. También encontramos aquellas personas que aman la perpetuidad de los diseños, hoteles, fincas, museos y muchos otros sitios que optan por flores artificiales.

Para todos los gustos se han creado productos que pueden ser utilizados con cada fin, incluso para la flor artificial existen ladrillos de espuma que no absorben humedad y mantienen firmes los diseños como Fom-SEC® de OASIS® o pegamentos resistentes, fríos o calientes que logran asegurar la flor donde se requiere, también hay herramientas especializadas en el corte de los alambres gruesos que sostienen las flores y productos especiales para su mantenimiento. Conoce más de ellos en www.tiendaoasisfloral.mx y utiliza todos los productos creados para flores artificiales de OASIS® Productos Florales.

Flores artificiales en diseño floral elaborado con espuma OASIS® Fom-SEC

Suscríbete a nuestro Newsletter

¡Entérate de las novedades, eventos, lanzamientos y mucho más, antes que nadie!